Fabricación de Vallas Metálicas y Cerramientos Metálicos

Nuestra historia, por Indusmetal Torres

Nuestra historia, por Indusmetal Torres
24 May 2021

Nuestra historia como empresa es especial, no necesariamente debe ser por una trayectoria completamente distinta a otras, si no por el hecho de que las mejores historias no tienen final y nosotros llevamos más de 30 años a vuestro servicio, pero prometemos seguir este largo y bonito camino juntos durante muchos años más.

Nos gustaría, no obstante, echar ahora la vista atrás, hasta nuestros comienzos. Un inicio que no fue fácil, más bien todo lo contrario, ya que en el año 1990 se tomó la valiente y arriesgada decisión de constituir Indusmetal Torres s. l. como empresa fabricante de transformados metálicos. La senda que faltaba por recorrer no se antojaba sencilla, pero la ilusión y las ganas hicieron que en un año ya se viera la expansión y desarrollo de una red comercial por todo el territorio autonómico andaluz. A la vista del potencial, en 1992, nos decidimos por introducirnos de lleno en un nuevo sector empresarial con la fabricación de cerramientos metálicos.

Muy poco tiempo después, entre los años 1993 y 1994, construimos nuestras nuevas instalaciones industriales en el Polígono de Las Pozas (Rute) y adquirimos nuestra primera máquina tejedora de alambre. Los resultados fueron un éxito y en cuestión de cuatro años tuvimos que ampliar estas mismas instalaciones para implantar una planta de tratamiento de superficies.

Fue también el 1998 un año importante para nosotros, ya que se constituyó Indusmetal Extremadura como empresa del grupo y abrimos un nuevo centro de fabricación en Badajoz. La expansión comenzaba hacia el territorio nacional.

Entramos en la revolucionaria década de los 2000, un nuevo milenio que estaría marcado por la innovación. No dudamos un instante en subirnos en esa ola y diseñamos y fabricamos nuestra propia maquinaria para industrializar todavía más la empresa. Fue entonces cuando abrimos el primer centro de distribución en la capital andaluza Sevilla. Nuestra red andaluza ya estaba más consolidada, con raíces fuertes y había que dar el salto a una logística de primer nivel. En este ambiente de innovación y digitalización implantamos el SAP como sistema de gestión entre los años 2003 y 2004.

Los siguientes años fueron de un crecimiento abrumador. En 2006 ampliamos el almacén central en Las Pozas, con la construcción de varias naves industriales. En 2007 creamos un centro de fabricación en el Polígono Las Salinas (Rute) para implantar la nueva línea de producción de malla electrosoldada. Este mismo año vivimos la consolidación en el mercado andaluz y murciano, con la adquisición de las instalaciones industriales de Sevilla y la apertura de la delegación de Murcia. No podíamos perder el viento favorable que llegaba desde el Levante así que continuamos nuestra expansión comercial nacional en comunidades como Cataluña y Baleares.

El sprint pasó a convertirse en una carrera de fondo y entre los años 2012 y 2013 nos vimos inmersos en el comercio internacional con la creación de un departamento específico para este mercado exterior. En 2014 nuestra presencia dentro del sector en el panorama nacional ya era un hecho y fue un punto clave el afianzamiento comercial en el noreste del país con la apertura de un centro de distribución situado en Barcelona.

Nuestro interés por nuevos mercados no ha cesado nunca y en 2015 decidimos invertir en una nueva línea de producción de corte láser con la constitución de Indusmetal Torres Corte como empresa del grupo.

Ya en el pasado año, pese a la pandemia de covid-19 presente en todas nuestras vidas, seguimos centrándonos en el trabajo y duplicamos esfuerzos para crear un nuevo centro de fabricación y distribución en Sevilla, con la implantación de nuevas líneas de producción.

El resto, como se suele decir, ya es historia, pero de las mejores, de las que siguen sin acabar. Tenemos proyectos apasionantes a corto, medio y largo plazo. En los próximos años, pretendemos incrementar la capacidad productiva de la actual línea de fabricación de mallazo en la zona industrial del Polígono de las Salinas.

Todo este viaje no lo podríamos haber recorrido sin vosotros, por lo que solo nos queda dar las gracias y continuar trabajando para poner a vuestra disposición nuestra profesionalidad recabada en todos estos años de historia y mantener nuestra constancia para mejorar los productos, enfocados en cada tipo de cliente.